Las lonas vuelven cada año, sobre todo cuando el calor comienza a aparecer. ¿Quién no se recuerda en su infancia, jugando con sus zapatillas de lona durante la época estival? Este tipo de calzado es todo un clásico atemporal que ha conseguido sobrevivir años en los armarios de grandes y pequeños, sin perder nunca su vigencia.

Las zapatillas de lona son perfectas para el calor porque dejan que el pie transpire. Antes de elegir unas zapatillas de este tipo, vigila que estén fabricadas con algodón 100%, sobre todo si el calzado es para niños o adolescentes, que tienden a sudar más, para que mantengan sus pies frescos y aireados.

Si, además, escoges zapatillas con punta de goma, aunarás las ventajas de los materiales naturales y transpirables con la resistencia y durabilidad. Una puntera de goma protege los dedos de los más pequeños frente a pisotones o golpes al jugar y hace que el calzado dure más tiempo en perfectas condiciones.

Cómo llevar unas zapatillas de lona

Las zapatillas de lona son ideales para cualquier tipo de evento informal: para ir al cole, jugar en el parque, pasear por el asfalto o el campo…

Los pequeños de la casa pueden combinarlas con pantalones largos o cortos, vaqueros y camisetas de manga corta o incluso camisas.

Las pequeñas pueden hacer lo mismo, pero además las zapatillas de lona quedan perfectas con vestidos informales. Un look muy cómodo, para que las niñas vayan femeninas sin renunciar a la comodidad, es un vestido de tirantes sencillo, con una camiseta de manga corta blanca por debajo, y unas zapatillas de lona.

Colores como el rosa, el menta y el coral son perfectos para esta época del año, aunque las de color ‘jeans’ son un modelo muy ambivalente que, al igual que el vaquero, pegan con todo y pueden adaptarse a cualquier look, por lo que son ideales para llevárselas en la maleta.

Por otro lado, las zapatillas de lona pueden calzarse con o sin calcetines. Los llamados pinkies o calcetines invisibles son una opción muy socorrida, pero esta  temporada puedes apostar por combinarlas con calcetines coloridos y algo más largos, estampados o con rayas, sobre todo para zapatillas de lona de colores neutros, como el marino, el beige o el blanco. De este modo, aportarás un toque diferencial a los looks de los pequeños.

Si se opta por llevarlas sin calcetines, habrá que lavarlas con más asiduidad. En este caso, extrae antes las plantillas y lávalas a mano. Las zapatillas de lona que puedes encontrar en nuestra web cuentan con una plantilla extraíble y acolchada con remates en los bordes, para evitar que se deforme.

También debes tener en cuenta que el algodón encoge un poquito una vez lavado, así que te recomendamos que elijas una talla más grande que la habitual.

Por último, las zapatillas de lona también se pueden lucir con o sin cordones. Las zapatillas sin cordones tienen un toque más contemporáneo y desenfadado, y además evitan que los niños más pequeños, que todavía no saben hacer lazadas, se encuentren con ese problema. Los modelos de nuestra web cuentan con un elástico que proporciona mayor comodidad y facilidad a la hora de calzarse y descalzarse, para aportarles así más autonomía.

Comentarios (0)

Sin comentarios por el momento
Producto añadido a la lista de deseos